09 octubre 2007

Cine Club Rosario / Hoy martes

A las 22 hs, PRE-ESTRENO de Quentin Tarantino -
GRINDHOUSE: a prueba de muerte (EE.UU., 2007) -
Int.: Kurt Russell, Rosario Dawson -

Si hasta ahora las películas de Tarantino han bebido de todo tipo de cine, basculando alternativamente entre el cine negro, el blaxploitation, el cine asiático más esquizoide de los últimos años, el lado más guasón de la nouvelle vague (que para el lado aburrido y sosón ya hay imitadores de sobra) y también el más negro, en Death Proof añadimos al coctel el “género” de persecuciones de coches (¡mucho cuidado!), que en el fondo es otro más de los géneros chuscos que devoraba en su infancia de los que siempre toma algún que otro préstamo, y donde como dice Stunt Mike (Kurt Russell encarnando un auténtico malvado de libro, en otro de los papeles de su vida, junto con los que le regalara John Carpenter hacía ya demasiado), coches de verdad se chocaban contra coches de verdad y la infografía no existía ni en las peores pesadillas de los especialistas (stunts) como él, y un digno homenaje a lo que hacía Russ Meyer ya en los sesenta como por ejemplo en Faster Pussycat Kill Kill, que mezclaba escotadas chicas, guerreras y de las otras, con persecuciones por el desierto a toda velocidad, y a la que esta Death Proof debe más de una ronda.
Argumentalmente este nuevo delirio tarantiniano es más nimio incluso que esa otra maravilla titulada Kill Bill, pero como siempre, la película goza de una factura técnica que debería hacer sonrojar a Robert Rodríguez, artífice de la simpática Planet Terror, la otra parte del pack, un pack que fuera de los EE.UU. hemos visto por separado, con los metrajes ampliados en cada una de sus partes. El hecho de que la película de Tarantino esté alargada en cerca de media hora respecto a la versión original de Grindhouse ayuda a que el director de Knoxville pueda incluir unos cuantos más de esos diálogos intrascendentes y a la vez inolvidables, ya sean sobre los masajes en los pies, o sobre lo que tiene que hacer una de las protagonistas cuando algún borracho (pero sexy) le invite a una copa y le recite un pequeño poema.
Ya había ganas de comulgar de nuevo con un Tarantino en estado puro, tal vez un poco más narcisista que de costumbre, autoreferenciándose en un par de ocasiones (el politono del móvil de una de las protagonistas que irrumpe con el ya famoso Twisted Nerve, o el más discreto y agradecido guiño de la pareja de policías padre e hijo que ya aparecieran en Kill Bill en el escenario de la boda ensangrentada), pero a la postre cine de entretenimiento puro y duro que nos permita durante dos horas olvidarnos de todo lo demás, y a la vez cine de calidad, que nos permita seguir recordando lo visto durante bastante más de dos horas después. Pero reconozco que soy un fanático y que no hay que hacerme demasiado caso.
Por Sergio Vargas, Miradas de Cine, Nº 66, 9/2007.
No sólo copiamos para pegar escritos de otros, sino que además buscamos el trailer de la película para dejarlo colgado en nuestro blog y quedar como que re laburamos...

1 comentario:

sofi sarbach dijo...

Hola, me gustaría invitar a todos los que participan de este blog y del Cineclub Rosario a inscribirse de forma gratuita en la Guía de la Industria Audiovisual de Rosario, TOMO A.

En ella podrán ofrecer sus servicios a los profesionales del ambiente.

Pueden hacerlo completando el formulario disponible en nuestro sitio web: www.guiatomoa.com

Saludos!