12 mayo 2011

APUNTES DE ARQUITECTURA 27 Los MICHELETTI

Es bien sabido que gran parte del capital edilicio de nuestro país a partir del siglo XX fue realizado anónimamente por constructores inmigrantes, las más de las veces italianos, que traían consigo no sólo su historia y bagaje constructivo, sino además el propio lenguaje de la arquitectura de su tierra natal. De ese modo podrían explicarse el nacimiento de la tan típicamente local “casa chorizo” y las decoraciones en bajo relieve de la mayoría de las fachadas que podemos encontrar en ésta y muchas otras ciudades. Pero no es éste exactamente el tema de los Apuntes de Arquitectura de la fecha, sino más bien la cara opuesta de esta misma moneda.
Antonio Micheletti nació en Italia en 1861 y se gradúa como Ingeniero Civil  en el Instituto Técnico de Padua. En 1889 se radicaría en Rosario, donde nacerían sus 10 hijos. Además de sus cualidades y del gran alcance de las incumbencias de su título, su estrecho vínculo con instituciones católicas e influyentes familias de la colectividad italiana lo fueron posicionando como  el profesional idóneo para  proyectar, entre muchas otras obras, la Sociedad Italiana Garibaldi de Socorros Mutuos (Corrientes 1241), el Colegio San José, el teatro Odeón y la parroquia Perpetuo Socorro en Arroyito. Sobre estas bases, morales y materiales, fundaría su empresa familiar.
Antonio nunca logro matricularse, y éste no es un dato menor si tenemos en cuenta la imposibilidad de firmar los proyectos que esto le infringía. Fue así que a medida que sus hijos fueron recibiéndose los fue incorporando a la empresa: primero fue Luciano, brillante Ingeniero Civil y docente muy comprometido con su profesión; le siguieron Tito y José, éstos últimos titulados Arquitectos. La sociedad que conformarían los dos, presidida por su padre, será una de las más prolíficas de Rosario para su tiempo habiendo realizado el proyecto y la conducción de innumerable cantidad de obras en la ciudad y en las provincias de Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires. 
Algunos buenos ejemplos de la producción local son el Ingreso y Tribunas del Hipódromo (Parque Independencia) con un expresivo trabajo en ladrillos, el Hospital de Caridad (actual Hº Provincial, ala sobre 1º de mayo) de reminiscencias Bauhaus y la Iglesia Inmaculado Corazón de María (Pte. Roca y Viamonte) con su armónica combinación de texturas y volúmenes. Quizá el punto más destacado del trabajo de la empresa se encuentre en el proyecto del Centro Unión Dependientes (Paraguay 751), no sólo por la excelente factura y cuidado en cada detalle constructivo o por el hábil manejo de los volúmenes que generan la forma global del edificio, sino porque es una obra que realizada en 1929 ya demuestra una preocupación por el lenguaje moderno (nótese el recurso de las bandas verticales, los facetados y la tipología que recuerda a los rascacielos neoyorquinos y al art-decó, tan en boga por aquellos días) dejando en claro el interés de José Micheletti, el más inmiscuido de los dos hermanos en el mundo de las artes plásticas, por estar al tanto de las tendencias arquitectónicas mundiales.
Si bien la empresa continuó construyendo hasta bien entrada la década de 1980, de la mano de los hijos de Tito, el recorte de las obras que hoy les mostramos llega hasta 1944, año en que muere José, ya que fue él la figura que pese a su corta vida nucleó un sin fin de actividades y preocupaciones diversas. La arquitecta Ebe Bragagnolo en la investigación que dirigió sobre la empresa de los Micheletti (única publicación que existe dedicada al tema) da cuenta de esta personalidad: “…tan docente como su hermano Luciano, ejerce esta tarea con un acento verdaderamente paternal con respecto a los estudiantes; como directivo de la Facultad vela siempre por el cumplimiento de una idea de arquitectura; como profesional, defiende el interés gremial con una meta clara, la autonomía de su tarea y la valorización profesional; pero también es el ” intelectual” que escribe sus ideas, que articula los niveles y las escalas que considera y lleva adelante públicamente la defensa de la arquitectura moderna como obra de arte, en un ambiente no tan decidido a ello.”

2 comentarios:

Anónimo dijo...

CUD, el concurso es de 1929, el proyecto que se construye es de 1937.

Antonella Leonardi dijo...

Donde puedo conseguir esta revista?